DIY: Un cabecero tapizado en cuero para decorar un dormitorio rústico

¡ Gracias por leer Decoración 2.0 !

Los apasionados por el estilo rústico en decoración van a encontrar en el siguiente artículo toda una fuente de inspiración. Hoy vamos a explicar paso a paso cómo puedes construir tú mismo un cabecero tapizado en cuero. Un elemento genial para renovar el dormitorio que, además, es sencillísimo de llevar a la práctica. ¡Descubre cómo!

cabecero tapizado en cueroTanto si tienes un dormitorio decorado al más estilo campero o rústico, como si lo que realmente te gusta es la estética industrial, este cabecero tapizado en cuero quedará perfecto en tu cuarto, decorando tu cama y protegiendo la pared frontal.

Y para hacerlo tú mismo no necesitarás ser un carpintero muy habilidoso ni un experto en bricolaje. Lo mejor de este proyecto DIY es que realmente es asequible para cualquier persona que quiera desarrollarlo. ¿Te animas? Pues sigue leyendo.

Haz tú mismo este cabecero tapizado en cuero

La textura suave y agradable del cuero, la nobleza de la madera, las líneas rectas y sencillas de su diseño. Nos encanta este cabecero y nos gusta mucho más que sea tan fácil de hacer. Es una idea formidable para añadir al dormitorio un toque masculino y personal.

Ya sabes lo importante que es este elemento en la decoración de la habitación. Las últimas tendencias en lo que a cabeceros se refiere son de lo más variado y original. En este sentido, un cabecero tapizado en cuero resulta elegante y clásico, sin perder ni una pizca de actualidad.

Piel auténtica

Para hacerlo tú mismo solo tendrás que reunir los materiales y dedicarle algo de tiempo. Comienza por elegir la pieza de cuero con que vas a tapizar el cabecero. Este punto tiene su importancia, ya que este material es lo que le va a dar encanto y calidad al proyecto.

Para el trabajo que te mostramos se ha optado por una pieza de piel de vaca de un color marrón muy cálido. Sus matices irregulares le aportan autenticidad. Su aspecto un tanto rústico se ve acentuado por el color y la veta de la madera con que se ha construido el cabecero.

En caso de no encontrar cuero auténtico para tapizar el cabecero, siempre puedes optar por una piel sintética. Hay materiales realmente buenos con una apariencia y un tacto muy reales.

Los materiales a reunir

Además del cabecero en cuestión y de la pieza de cuero que vas a emplear, tendrás que buscar algunas otras cosas como una plancha de espuma de alta densidad de unos 4 cm de grosor, una capa de algodón de la misma medida, pegamento en spray, hilo marrón para coser cuero y chinchetas metálicas de aspecto envejecido.

También te harán falta algunas herramientas, aunque ninguna que no puedas encontrar por poco dinero en un centro especializado. Hazte con una pistola de grapas y un taladro. Equípalos convenientemente con grapas (de 1,2 cm aproximadamente) y con una broca (del nº 4). La máquina de coser también es necesaria.

Busca, además, un cúter, un cortador redondo, un tapete de corte, una regla y un rotulador. También una pistola de silicona, un martillo, un punzón y unas buenas tijeras. ¿Ya lo tienes todo?

Construir el cabecero, el primer paso

Puede que tengas ya el cabecero que vas a tapizar y que la idea sea renovarlo con un aire diferente. O puede que desees partir de cero y construirlo tú mismo. Si es así, decídete por un modelo sencillo como el de la foto.

Si la madera que vas a usar es de color claro, tíñela con un tinte oscuro como la nogalina para darle más carácter y una apariencia mucho más rústica.

Prepárate para tapizar

Hacer un cabecero tapizado en cuero, o en cualquier otro tejido, es el trabajo más sencillo de todos los que comprende el arte de la tapicería. Cualquier otro proyecto, como tapizar una butaca u otro tipo de muebles, quedaría relegado a los profesionales o a aficionados con nivel experto en su haber.

Sin embargo, enseguida te darás cuenta de que el proyecto que nos ocupa es pan comido, y que solo necesitas un poco de buena voluntad para tratar de hacer bien las sencillas tareas del proceso.

Para empezar corta la goma espuma a la medida del cabecero y pégala a la madera con el adhesivo en aerosol para que no se deslice. Después sujeta la capa de algodón, que te servirá para suavizar los bordes de la goma espuma y ocultar cualquier irregularidad que pueda tener.

A golpe de grapadora

Llega el momento de colocar el cuero encima de la espuma y de ir sujetándolo con la pistola de grapas. Lo mejor es empezar por el centro, poniendo las grapas lo más cerca posible del borde de la madera, tal y como puedes ver en las fotos. Estira el cuero por el lado opuesto y ve sujetándolo con grapas. Haz lo mismo en los laterales.

Ve poniendo grapas hasta llegar a las esquinas de forma que el cuero quede tenso pero no demasiado.

Después corta el cuero sobrante con ayuda del cúter.

Cómo ocultar las grapas

Para tapar las grapas puedes hacer tú mismo una tira del mismo cuero con el que vas a tapizar el cabecero. Corta una tira de este material de unos 4,5 cm de ancho y remata los bordes con la máquina de coser. Tendrás que poner una aguja especial de coser cuero o tela vaquera. El resultado será una tira de unos 2 cm de ancho.

Ve pegando esta tira que has confeccionado sobre el borde del cabecero con la pistola de silicona, tapando las antiestéticas grapas.

Remata con las chinchetas

Con ayuda de la regla y un rotulador haz marcas sobre la tira de cuero a la misma distancia aproximadamente (unos 3 cm). En esos puntos insertarás después las chinchetas.

Haz unos agujeros con el taladro y la broca del nº 4. Así te resultará más sencillo introducir las chinchetas.

Ya solo te queda poner las chinchetas clavándolas con ayuda del punzón y el martillo. Haz este paso con el cabecero colocado en horizontal sobre una superficie plana y sólida.

Para rematar las esquinas hazlo a inglete, colocando una chincheta sobre la unión, tal y como puedes ver en la foto. ¡Ya lo tienes!

Este cabecero tapizado en cuero es un trabajo fácil y entretenido que tiene, además, un resultado decorativo genial. ¿A qué esperas para hacerlo tú mismo?

Si tienes alguna duda puedes ver el trabajo paso a paso en este video tutorial.

Fotos: Jaime Costiglio.

Puedes leer la entrada original y completa en DIY: Un cabecero tapizado en cuero para decorar un dormitorio rústico de la revista online Decoración 2.0.

Powered by WPeMatico

4 ideas geniales y muy prácticas para montar un vestidor abierto

¡ Gracias por leer Decoración 2.0 !

vestidor abierto
Fuente: Ikea

Tener un vestidor abierto en el dormitorio es una forma efectiva de organizar la ropa y los complementos. Además, resulta más barato que un armario cerrado con puertas. Eso sí, es fundamental que esté siempre en orden, si no quieres que la sensación de caos eche a perder la decoración de la habitación. Hoy te damos algunas ideas diferentes y muy buenas para disponer un vestidor de estas características.

Si tu armario ropero es pequeño y necesitas más espacio para guardar tus prendas, abrigos, complementos y accesorios, aquí tienes una sugerencia interesante. ¿Por qué no te animas a quitarlo y poner un vestidor abierto? Hay mucha formas de hacerlo y podrás sacarle todo el partido al espacio que tengas disponible. Incluso aunque no tengas demasiado hueco, puedes crear vestidores muy prácticos y llenos de soluciones geniales.

Y para que te inspires a la hora de planificar el espacio, vamos a proponerte algunas formas diferentes de estructurar el vestidor abierto, de forma que cuentes con todos los elementos que necesitas: baldas, barras de colgar, cajones, etc.

También tendrás que decidir cómo vas a poner cada uno de estos elementos: barras para colgar prendas largas o más cortas, cajones más o menos profundos, baldas más o menos separadas, etc. Todo depende del tipo de prendas que tengas que guardar. De la cantidad y el tamaño de la ropa y accesorios.

Un vestidor abierto que ocupe de suelo a techo

Fuente: Interior Designio

Puede que solo tengas una pared disponible para instalar tu vestidor abierto, por lo que merece la pena que lo planifiques desde el suelo hasta el techo, con baldas hasta arriba. Las baldas son una solución perfecta en el caso de que el espacio sea reducido. Y esto es porque ocupan bastante menos que los cajones, ya que estos necesitan ir encajados en una estructura (y también resultan más caros).

Puedes poner un espacio con una barra para colgar las prendas y en el resto poner baldas. Si necesitas guardar cosas pequeñas, puedes poner cajas o cestas decorativas.

Aprovechar un pasillo estrecho

Fuente: 1stdibs

En algunas ocasiones para llegar al dormitorio principal hay que atravesar un pasillo estrecho. Es un espacio que no presenta muchas opciones de uso. Pues bien, una buena forma de utilizarlo es disponer en él un vestidor abierto.

Le sacarás todo el partido si aprovechas las dos paredes. Coloca módulos de suelo a techo con barras, cajones y baldas. Eso sí, ten la precaución de dejar el espacio suficiente para pasar y utilizar el vestidor de forma adecuada (al menos unos 90 cm). Si el pasillo es muy estrecho solo podrás dispone el armario abierto en una sola pared.

Junto a las ventanas

Fuente: Decorpad

Si tienes la suerte de tener una habitación libre para poner el vestidor abierto, conviene que aproveches los huecos libres, como el espacio que queda entre dos ventanas. O junto a una ventana y la pared.

Fuente: Decorpad

Y esto sirve igualmente para un vestidor abierto en un rincón del dormitorio. Lo importante es saber cómo aprovechar el espacio alrededor de la ventana, también en la parte inferior y superior. Las baldas y los estantes son una solución práctica, aunque también puedes optar por poner una cajonera.

Con elementos sujetos a la pared

Fuente: Fresh Design Pedia

Tanto si el espacio que vas a dedicar al vestidor es amplio y desahogado, como si es pequeño, puedes conseguir que sea mucho más económico si eliges módulos más baratos con medidas establecidas. Ya sabes que los elementos hechos a medida resultan mucho más caros.

Este tipo de módulos son muy adecuados, además, para dormitorios pequeños, ya que ocupan poco espacio. La clave está en aprovechar la pared y elegir bien el tipo de accesorios que necesitas: baldas con escuadras en la parte superior, barras de colgar de las que se fijan en la pared, y cajoneras en la parte inferior.

Fuente: Sarah Vonh

Los módulos pueden ir fijados a la pared o formar parte de una estructura completa, en la que los módulos estén sujetos entre sí. Los tienes disponibles en diferentes tiendas de muebles por un precio bastante económico.

A la hora de completar el conjunto puedes emplear cajas de diferentes tamaños para organizar accesorios. Elige cajas en el mismo color de las estanterías y conseguirás un efecto mucho más elegante. Las encontrarás de diferentes formas y tamaños: para zapatos, con separadores para organizar los complementos, etc.

También puedes colocar cajas grandes en las baldas superiores para guardar prendas que no utilices habitualmente.

En cualquier caso eres tú quien ha de decidir cómo has de disponer el vestidor abierto, en función de tus propias necesidades, dándole más o menos espacio a la zona de colgar y a las baldas, o poniendo unas cajoneras más grandes o más pequeñas. ¿Cuál de todas estas ideas es la más adecuada para ti? ¿Qué tipo de vestidor abierto es el que más te ha gustado?

Puedes leer la entrada original y completa en 4 ideas geniales y muy prácticas para montar un vestidor abierto de la revista online Decoración 2.0.

Powered by WPeMatico

6 cosas que no deberían estar nunca en un dormitorio saludable

¡ Gracias por leer Decoración 2.0 !

Todos sabemos lo importante que es el sueño para la salud, pero no siempre hacemos lo correcto para favorecerlo y cuidarlo. Hoy queremos recordarte la manera de tener un dormitorio saludable y para ello vamos a enumerar algunas cosas que no deberían estar en tu habitación, si quieres conseguir el mejor descanso nocturno.

dormitorio saludable
Fuente: Ideal Home

Está comprobado y demostrado. Según los expertos, dormir menos de 7 horas diarias puede afectar de forma muy negativa a la salud. Por eso, y aunque nos cueste un poco acostumbrarnos, hemos de intentar dormir el tiempo adecuado y hacerlo de una manera correcta. Hoy te contamos qué puedes hacer para tener un dormitorio saludable, y qué cosas has de desterrar del mismo para descasar mejor. Toma nota y atrévete. Tu salud te lo agradecerá.

Fuente: Ideal Home

Si te decides a procurarte un buen descanso nocturno, tendrás que sacar de tu habitación algunas cosas que no te hacen ningún bien allí. Algunas las eliminarás sin problemas, pero otras te costará más. ¡No te rindas! Poco a poco te irás acostumbrando a la nueva situación. Te sentirás mucho mejor, y eso merece la pena.

Cosas que sobran en un dormitorio saludable: la televisión

Fuente: Decoist

Puede que te parezca obvio pero, sin embargo, hay muchísima gente que tiene un televisor en su dormitorio. De hecho, este elemento ocupa un lugar preferente en una gran cantidad de habitaciones a lo largo y ancho del mundo.

No hace falta que te diga que es un error de considerables dimensiones. Para empezar, la luz azul que emiten estos dispositivos audiovisuales interfiere de forma directa en la producción de melatonina. Tu cerebro segrega menos cantidad de esta hormona, y esto te impide conciliar el sueño. Así que, si resulta que te compraste una tele para tu habitación porque tienes insomnio, has de saber que no estás mejorando el problema, sino todo lo contrario.

Olvídate de la tele, al menos en el dormitorio, y dormirás mucho mejor. Siempre puedes hacerte con un televisor portátil para cuando estés enfermo con gripe y tengas que guardar cama, ¿no crees?

Alfombras y moquetas en el suelo

Fuente: Homedit

En invierno resulta muy agradable levantarse descalzo de la cama y pisar una suave y mullida alfombra. Es una solución genial que resulta, además, muy decorativa. Sin embargo, si eres una persona propensa a las alergias o a otro tipo de enfermedades respiratorias y quieres tener un dormitorio saludable, lo mejor es que prescindas de este elemento.

Ten en cuenta que esa gran alfombra que tanto te gusta es el lugar ideal para los ácaros del polvo, que viven de maravilla entre sus suaves fibras. En el caso de que no quieras renunciar a ellas totalmente, hazte con una o dos alfombras pequeñas para poner a los lados de la cama. Y aspíralas con frecuencia.

Colores intensos y brillantes

Fuente: Homey Oh My

Entiendo tu preferencia por los colores llamativos, en lo que al interiorismo de tu casa se refiere. Sin embargo, también sé que hay que utilizarlos con mucha mesura para lograr el mejor resultado.

En las habitaciones y zonas de descanso no conviene utilizar gamas de color muy intensas y brillantes, ya que no favorecen el relax. Más bien al contrario, lo que hacen es activar tu cerebro, en lugar de inducir al sueño.

Fuente: Homedit

Por eso, si buscas un dormitorio saludable, es mejor apostar por colores neutros, por tonos nude o por colores fríos como el azul o el verde, en lugar de colores calientes como los rojos, naranjas o amarillos.

Tablets y móviles

Fuente: Gigaom

Ocurre lo mismo que con la televisión. El móvil (y también la tablet) emite su característica luz azulada, lo que es tremendamente perjudicial a la hora de conciliar el sueño. Además, las ondas electromagnéticas de este tipo de dispositivos no son buenas, por lo que conviene mantenerlas lejos mientras descansamos por la noche.

Plantéate muy seriamente dejar el teléfono móvil fuera de tu habitación a la hora de dormir. No se trata de quedarse incomunicado, pero sí de establecer unas horas al día (o, más bien, de noche) en las que descansar del móvil. No te pasará nada si no lees ese mensaje de whatsapp inmediatamente, ¿no crees? Seguro que puede esperar a mañana.

Sé que esto puede resultar difícil y costoso al principio, pero merece la pena intentarlo por el bien de tu salud.

Tu mejor amigo

Fuente: Interior & Lighting Design

Sé que para ti tu mascota es tu mejor amigo, pero eso no quiere decir que dormir con él sea una buena idea. Hay muchísimas personas alérgicas a los perros y gatos, por lo que conviene que le busques otro lugar donde dormir.

Como no conocemos los mecanismos por los que se producen las alergias, y estas pueden manifestarse a cualquier edad, lo mejor es que dejes fuera de tu habitación a los animales de compañía.

Las cortinas y estores livianos y translúcidos

Fuente: Ideal Home

Nos encantan los espacios luminosos y llenos de vida. Por eso tendemos a vestir nuestras ventanas con visillos o estores confeccionados con telas ligeras, nada opacas. Esta solución que es perfecta para el salón, el estudio o el comedor, no es adecuada en un dormitorio saludable. Ten en cuenta que para dormir bien necesitamos oscuridad, y que hay una gran contaminación lumínica en las ciudades.

La solución pasa por buscar unas cortinas gruesas y opacas, que impidan totalmente la entrada de luz.

Replantéate cómo ha de ser tu dormitorio a partir de ahora y haz algunos de los cambios que te explicamos. Podrás dormir mejor y eso se notará en tu salud y en tu bienestar. ¡Anímate!

Puedes leer la entrada original y completa en 6 cosas que no deberían estar nunca en un dormitorio saludable de la revista online Decoración 2.0.

Powered by WPeMatico

Consejos útiles para elegir tu colchón y dar en la diana

¡ Gracias por leer Decoración 2.0 !

elegir tu colchón
Fuente: Business Insider

Todos sabemos lo importante que es descansar bien por las noches. Y en este sentido, el colchón en el que duermes tiene mucho que decir. Necesitas un modelo de calidad, que sea adecuado para tu peso, tu estatura y la postura en la que sueles dormir. Hoy te vamos a dar algunas claves para que puedas elegir tu colchón sin miedo a equivocarte.

Si estás pensando en renovar el dormitorio, puede que sea el momento de cambiar también la cama en la que duermes. Ya sabes que los expertos dicen que ha de sustituirse el colchón cada 10 años aproximadamente. Si te decides tendrás que plantearte elegir tu colchón, lo cual no parece tarea fácil.

Hay que tener en cuenta algunos aspectos importantes, pero no tienes por qué tener miedo a no acertar en la elección. Valora tu peso, la altura y la forma de dormir ya que te darán algunas pistas sobre qué colchón es el mejor para ti.

También tendrás que pensar en el tipo de material que prefieres y en el presupuesto que vas a dedicar. No es lo mismo elegir tu colchón para dormir cada día, que un colchón para una segunda vivienda que solo vas a usar de forma esporádica. Aunque también te diré que elegir un colchón adecuado es la mejor garantía para dormir bien. Sean todos los días o solo de vez en cuando.

Cómo elegir tu colchón: ¿qué material prefieres?

Fuente: Novotel Store

Es el primer aspecto que tendrás que decidir. Para empezar te diré que todos los materiales pueden ser adecuados, y que seguramente encontrarás un amplio repertorio de calidades en todos ellos. Es decir, que hay colchones de mejor y peor calidad de todos los materiales.

Los colchones de viscoelástica tienen muchos adeptos. Se trata de un material muy sensible al peso y a la temperatura, por lo que se amolda totalmente al cuerpo. Todo depende de si te gusta o no esa sensación.

Si te decides por un colchón de viscoelástica, lo mejor es elegir un modelo que tenga una densidad alta. Se considera que un colchón de viscoelástica es de calidad cuando su densidad es de 50 kg/m3 como mínimo (es mejor elegirlo superior, incluso).

Uno de los inconvenientes de los colchones de viscoelástica es que son los que peor transpiran. Por eso, si eres caluroso, quizás debas pensar en otro material más apropiado.

Un colchón de látex

Fuente: Sleep Delivered

El látex es un material que puede ser natural (se obtiene de la savia del árbol del caucho), sintético o una mezcla de ambos. En materia de colchones, se consideran de látex natural aquellos que tienen al menos un 85% de látex natural en su composición.

Entre sus ventajas podemos destacar que resulta confortable y que ofrece un soporte adecuado, aunque tiene varios inconvenientes: a saber, no ofrece una buena transpiración y puede dar lugar a alergias.

De muelles, una opción ganadora

Fuente: Ogaru

Los colchones de muelles tienen muchísimos seguidores, puesto que ofrecen calidad y un descanso muy adecuado para una gran mayoría de personas. Es un tipo de colchón muy antiguo, aunque la tecnología y el método de fabricación ha evolucionado enormemente con el paso del tiempo.

Lo último en este tipo de colchones son los muebles embolsados o ensacados. Cada muelle va metido en una bolsa textil. Estas bolsas se cosen para formar el núcleo del colchón.

A la hora de elegir tu colchón, los muelles son una buena opción. Resultan muy transpirables y disipan muy bien el calor, por lo que son adecuados para los más calurosos.

¿Y la firmeza?

Fuente: Sleep Delivered

Hay personas a las que les gustan los colchones muy firmes y duros. Otros los prefieren más blandos. Sea como sea tu colchón, lo importante es que respete la curva natural de tu columna. Y esto está relacionado con el peso.

Un colchón de firmeza media será adecuado para personas de complexión delgada y media. Si la persona es de complexión fuerte (y supera los 100 kg de peso) entonces necesitará un colchón de gran firmeza.

Las medidas adecuadas

Fuente: Sleep Delivered

En la actualidad existe un amplio repertorio de medidas entre las que podrás elegir tu colchón. Es cierto que se duerme más cómodamente en una cama grande, especialmente si duermes en pareja.

Sin embargo, antes de optar por un colchón demasiado grande, piensa en el espacio que quedará disponible en la habitación. No conviene poner una cama enorme si después apenas te queda sitio para circular por el dormitorio, ¿no crees?

Otro aspecto a tener en cuenta es el de la ropa de cama. Si el colchón es extragrande, te resultará más complicado encontrar sábanas, mantas y colchas a tu gusto (y seguramente será más caro).

Con todas estas claves que te hemos dado hoy, estás listo para elegir tu colchón. Eso sí, antes de comprarlo conviene que lo pruebes. Cuando estés en la tienda de colchones, no tengas vergüenza y túmbate sobre el colchón unos minutos. Cambia de postura, date la vuelta y estírate. Es la mejor manera de saber si las medidas son las que te convienen y si te gusta la dureza y la firmeza del colchón. ¡No te equivocarás!

Puedes leer la entrada original y completa en Consejos útiles para elegir tu colchón y dar en la diana de la revista online Decoración 2.0.

Powered by WPeMatico