DIY: Un cabecero tapizado en cuero para decorar un dormitorio rústico

¡ Gracias por leer Decoración 2.0 !

Los apasionados por el estilo rústico en decoración van a encontrar en el siguiente artículo toda una fuente de inspiración. Hoy vamos a explicar paso a paso cómo puedes construir tú mismo un cabecero tapizado en cuero. Un elemento genial para renovar el dormitorio que, además, es sencillísimo de llevar a la práctica. ¡Descubre cómo!

cabecero tapizado en cueroTanto si tienes un dormitorio decorado al más estilo campero o rústico, como si lo que realmente te gusta es la estética industrial, este cabecero tapizado en cuero quedará perfecto en tu cuarto, decorando tu cama y protegiendo la pared frontal.

Y para hacerlo tú mismo no necesitarás ser un carpintero muy habilidoso ni un experto en bricolaje. Lo mejor de este proyecto DIY es que realmente es asequible para cualquier persona que quiera desarrollarlo. ¿Te animas? Pues sigue leyendo.

Haz tú mismo este cabecero tapizado en cuero

La textura suave y agradable del cuero, la nobleza de la madera, las líneas rectas y sencillas de su diseño. Nos encanta este cabecero y nos gusta mucho más que sea tan fácil de hacer. Es una idea formidable para añadir al dormitorio un toque masculino y personal.

Ya sabes lo importante que es este elemento en la decoración de la habitación. Las últimas tendencias en lo que a cabeceros se refiere son de lo más variado y original. En este sentido, un cabecero tapizado en cuero resulta elegante y clásico, sin perder ni una pizca de actualidad.

Piel auténtica

Para hacerlo tú mismo solo tendrás que reunir los materiales y dedicarle algo de tiempo. Comienza por elegir la pieza de cuero con que vas a tapizar el cabecero. Este punto tiene su importancia, ya que este material es lo que le va a dar encanto y calidad al proyecto.

Para el trabajo que te mostramos se ha optado por una pieza de piel de vaca de un color marrón muy cálido. Sus matices irregulares le aportan autenticidad. Su aspecto un tanto rústico se ve acentuado por el color y la veta de la madera con que se ha construido el cabecero.

En caso de no encontrar cuero auténtico para tapizar el cabecero, siempre puedes optar por una piel sintética. Hay materiales realmente buenos con una apariencia y un tacto muy reales.

Los materiales a reunir

Además del cabecero en cuestión y de la pieza de cuero que vas a emplear, tendrás que buscar algunas otras cosas como una plancha de espuma de alta densidad de unos 4 cm de grosor, una capa de algodón de la misma medida, pegamento en spray, hilo marrón para coser cuero y chinchetas metálicas de aspecto envejecido.

También te harán falta algunas herramientas, aunque ninguna que no puedas encontrar por poco dinero en un centro especializado. Hazte con una pistola de grapas y un taladro. Equípalos convenientemente con grapas (de 1,2 cm aproximadamente) y con una broca (del nº 4). La máquina de coser también es necesaria.

Busca, además, un cúter, un cortador redondo, un tapete de corte, una regla y un rotulador. También una pistola de silicona, un martillo, un punzón y unas buenas tijeras. ¿Ya lo tienes todo?

Construir el cabecero, el primer paso

Puede que tengas ya el cabecero que vas a tapizar y que la idea sea renovarlo con un aire diferente. O puede que desees partir de cero y construirlo tú mismo. Si es así, decídete por un modelo sencillo como el de la foto.

Si la madera que vas a usar es de color claro, tíñela con un tinte oscuro como la nogalina para darle más carácter y una apariencia mucho más rústica.

Prepárate para tapizar

Hacer un cabecero tapizado en cuero, o en cualquier otro tejido, es el trabajo más sencillo de todos los que comprende el arte de la tapicería. Cualquier otro proyecto, como tapizar una butaca u otro tipo de muebles, quedaría relegado a los profesionales o a aficionados con nivel experto en su haber.

Sin embargo, enseguida te darás cuenta de que el proyecto que nos ocupa es pan comido, y que solo necesitas un poco de buena voluntad para tratar de hacer bien las sencillas tareas del proceso.

Para empezar corta la goma espuma a la medida del cabecero y pégala a la madera con el adhesivo en aerosol para que no se deslice. Después sujeta la capa de algodón, que te servirá para suavizar los bordes de la goma espuma y ocultar cualquier irregularidad que pueda tener.

A golpe de grapadora

Llega el momento de colocar el cuero encima de la espuma y de ir sujetándolo con la pistola de grapas. Lo mejor es empezar por el centro, poniendo las grapas lo más cerca posible del borde de la madera, tal y como puedes ver en las fotos. Estira el cuero por el lado opuesto y ve sujetándolo con grapas. Haz lo mismo en los laterales.

Ve poniendo grapas hasta llegar a las esquinas de forma que el cuero quede tenso pero no demasiado.

Después corta el cuero sobrante con ayuda del cúter.

Cómo ocultar las grapas

Para tapar las grapas puedes hacer tú mismo una tira del mismo cuero con el que vas a tapizar el cabecero. Corta una tira de este material de unos 4,5 cm de ancho y remata los bordes con la máquina de coser. Tendrás que poner una aguja especial de coser cuero o tela vaquera. El resultado será una tira de unos 2 cm de ancho.

Ve pegando esta tira que has confeccionado sobre el borde del cabecero con la pistola de silicona, tapando las antiestéticas grapas.

Remata con las chinchetas

Con ayuda de la regla y un rotulador haz marcas sobre la tira de cuero a la misma distancia aproximadamente (unos 3 cm). En esos puntos insertarás después las chinchetas.

Haz unos agujeros con el taladro y la broca del nº 4. Así te resultará más sencillo introducir las chinchetas.

Ya solo te queda poner las chinchetas clavándolas con ayuda del punzón y el martillo. Haz este paso con el cabecero colocado en horizontal sobre una superficie plana y sólida.

Para rematar las esquinas hazlo a inglete, colocando una chincheta sobre la unión, tal y como puedes ver en la foto. ¡Ya lo tienes!

Este cabecero tapizado en cuero es un trabajo fácil y entretenido que tiene, además, un resultado decorativo genial. ¿A qué esperas para hacerlo tú mismo?

Si tienes alguna duda puedes ver el trabajo paso a paso en este video tutorial.

Fotos: Jaime Costiglio.

Puedes leer la entrada original y completa en DIY: Un cabecero tapizado en cuero para decorar un dormitorio rústico de la revista online Decoración 2.0.

Powered by WPeMatico

DIY: Tapizar una puerta y decorarla con tachuelas para renovarla

¡ Gracias por leer Decoración 2.0 !

Pasa el tiempo y, casi sin darnos cuenta, nuestra casa va mostrando que ya tiene unos años. Las cosas se deterioran y es necesario renovarlas. El bricolaje doméstico nos ayuda a mantener instalaciones, muebles y elementos de casa en perfecto estado. Hoy te vamos a mostrar cómo tapizar una puerta para dejarla como nueva.

tapizar una puertaTapizar una puerta y decorarla con tachuelas doradas es una idea inmejorable para renovar su estilo y dejarla en perfecto estado. Eso sí, puede que la técnica y el acabado elegidos no sea adecuado para todas las puertas de interior de tu casa. Más bien, la idea es decorar así la puerta de un armario, por ejemplo.

Si hace tiempo te contamos cómo decorar unas puertas de armario con un rosetón, hoy te vamos a explicar paso a paso cómo tapizar una puerta con tela vinílica. Después se decora con tachuelas o chinchetas para darle un aire todavía más especial.

Qué necesitas para tapizar una puerta

Lo bueno del proyecto es que puedes llevarlo a la práctica con un presupuesto muy ajustado. De esta manera, es mucho más asequible tapizar una puerta que cambiarla. Y mucho más personal, ya que no deja de ser un proyecto DIY hecho por ti.

Empieza por reunir los materiales que necesitarás. Busca tela de vinilo de color verde (o del que tú prefieras). También una plancha de espuma muy fina (de 1 cm de grosor como máximo) de la medida de la puerta, pegamento en aerosol, tiras de tachuelas en color oro viejo, una caja de tachuelas del mismo color, cinta de pintor, pintura acrílica del color que prefieras, etc.

Además, te harán falta algunas herramientas sencillas, que seguro que tendrás en casa: tijeras, cúter, metro, martillo, brocha, etc.

Antes de empezar

Una vez tengas todos los materiales a mano, tendrás que buscar el lugar apropiado para trabajar. Es importante que puedas sacar la puerta de su ubicación habitual (descolgándola de las bisagras). Colócala en horizontal para poder trabajar mejor.

Aunque puedes colocar la puerta sobre el suelo, es mejor que te hagas con dos buenos caballetes de madera. Pon la puerta sobre ellos de forma que quede más elevada. Así no tendrás que agacharte demasiado y trabajarás más cómodamente.

Coloca un buen relleno

En un principio te puede parecer que no es necesario rellenar el interior de la puerta a la hora de tapizarla. Nada más lejos de la realidad, ya que el relleno le dará a la puerta ese aspecto ligeramente acolchado que buscas.

Para el relleno tendrás que cortar una plancha de espuma fina unos 2,5 o 3 cm más corta y estrecha que la puerta. Si no encuentras este tipo de espuma de un grosor de 1 cm como máximo, puedes utilizar dos capas de tela de fieltro, por ejemplo.

Pulveriza la puerta con el pegamento en aerosol y pega la plancha de espuma. No te olvides de dejar un espacio libre alrededor de al menos, 2,5 cm. Si no lo haces después no podrás cerrar bien la puerta.

Colocar el vinilo

Una vez bien pegada la plancha de espuma, llega el momento de tapizar la puerta con la tela vinílica de color verde. Este tipo de tejido pretende imitar al cuero que es un material con el que era frecuente tapizar las puertas de los armarios.

Corta la tela de vinilo unos 5 cm más largo y ancho que la puerta, y pégala con pegamento sobre la plancha de espuma que has puesto anteriormente. Cuando el pegamento se haya secado recorta el sobrante de vinilo con el cúter. La tela ha de quedar al ras con los bordes de la puerta.

El toque especial de las tachuelas

Las tachuelas en oro viejo son el detalle decorativo que le da carácter a la puerta. Son el toque especial del proyecto. Puedes utilizarlas en color dorado, oro viejo como en esta ocasión, o de color plata. Las encontrarás disponibles en diferentes acabados.

Antes de ponerlas tendrás que crear tu propio diseño. Puedes trazarlo previamente con cinta de pintor, utilizando el metro para crear el patrón que más te guste. Así podrás rectificarlo hasta que estés totalmente satisfecho.

Recurre a la geometría y elige un diseño más o menos sencillo.

Para no tener que clavar todas y cada una de las tachuelas que decorar la puerta, puedes utilizar tiras de tachuelas unidas. Estas tiras se pueden cortar a la medida deseada y son fáciles de sujetar con chinchetas.

Para terminar

Para completar el trabajo, puedes pintar los cantos de la puerta con pintura acrílica del color que desees y una brocha estrecha. Después tendrás que colocar en su sitio el pomo de la puerta, el picaporte o tirador, según se trate de una puerta de paso o de armario.

Como ves tapizar una puerta es un trabajo bastante sencillo que puedes llevar a cabo tú mismo sin ayuda. ¿Te animas?

Fotos: One Kings Lane.

Puedes leer la entrada original y completa en DIY: Tapizar una puerta y decorarla con tachuelas para renovarla de la revista online Decoración 2.0.

Powered by WPeMatico