Profunda remodelación de esta casa de los años 90 en Portland

Esta entrada se publicó en Arquitectura Ideal y te invitamos a seguirnos en Facebook o Twitter.

Vivimos en una época donde la reforma de viviendas están al orden del día. Es habitual coger una casa construida varías décadas antes y reformarla hasta convertirla en la casa de nuestros sueños. Claro está, esto supone un gran esfuerzo para los arquitectos y un importante desembolso económico. Un ejemplo de esto que estamos hablando lo encontramos en esta casa de los años 90 construida en la ciudad de Portland que ha sido reformada recientemente hasta convertirla en una casa con un estilo moderno y lleno de vida. Sigue leyendo y descubre todo lo que se esconde en su interior.

Reforma completa

Los encargados de llevar a cabo esta reforma, fue el matrimonio James y Kricken Yaker propietarios del estudio de arquitectura Vanillawood y que trabajaron duramente para cambiar la apariencia tanto del interior como del exterior de esta casa de los años 90.

La fachada está formada por una combinación de cemento blanco y negro que se mezcla a la perfección con la madera, intentando resaltar los ángulos arquitectónicos de la casa. En su interior, se quitaron las viejas alfombras y los viejos pisos de madera amarillentos. En su lugar se instaló un piso de madera de color gris mientras que las paredes recibieron una nueva capa de pintura.

En el primer nivel de la casa, nos encontramos el comedor y bajando unos escalones llegamos a la sala de estar. En el comedor, los diseñadores eliminaron el esquema de color terracota, verde musgo y amarillo con acceso limitado al exterior, y lo abrieron hacia el exterior con ventanas, puertas y pintura blanca brillante añadidas.

Comedor al aire libre

Para crear un área de comedor al aire libre, se añadió una puerta deslizante que da salida a un elegante porche. Allí nos encontramos una mesa que puede ser utilizada para el entretenimiento al convertirse en mesa de ping pong.

En el interior y en la sala de estar, los pisos de madera se transforman en una alfombra de lana que hace que el espacio sea acogedor y confortable. Una nueva chimenea de gas reemplazó a una chimenea anticuada con un borde de pizarra, y los diseñadores agregaron gabinetes ceñidos de color gris oscuro personalizados y un rincón de lectura debajo de las escaleras para los niños. Un sofá Cadillac personalizado lo suficientemente grande como para caber a toda la familia fue diseñado para descansar al máximo.

Tras la puerta principal, nos encontramos un tocador escondido. Ese pequeño espacio fue decorado con una amplia gama de colores pálidos, además de añadir iluminación LED en el techo y en el suelo.

Cambio radical en la cocina

La cocina original era pequeña, por lo que tuvieron que trabajar duro para conseguir ampliarla. También añadieron elementos ocultos y multifuncionales como superficies de preparación extraíbles personalizadas, recipientes de utensilios y una rejilla para secar los platos en el gabinete sobre el fregadero. La cocina también incluye gabinetes a medida con un acabado de pintura automotriz blanco y gabinetes de roble teñidos en negro mate azabache.

En la planta baja nos encontramos con un baño con muebles personalizados que ofrecen mucho espacio de almacenamiento. Otro aspecto a destacar es el suelo de piedras con el que cuenta el plato de ducha.

El salón se ha diseñado para que sea un lugar donde se pueda jugar o escuchar música, pero también pensado para el disfrute de los adultos. Para ello se instaló un pequeño bar y una cocina.

Frente al sofá de la sala de estar hay un televisor que se apoya en la pared, una estantería empotrada con iluminación y un compartimento de almacenamiento oculto.

Un sistema de puerta de esquina abatible que se apila dentro de las paredes, permite que la sala familiar se abra a un área al aire libre con una barra de cemento personalizada con un refrigerador y estantes personalizados de acero ennegrecido.

Esta zona exterior también cuenta con una televisión, un fogón personalizado con asientos de madera y un spa de baño terapéutico.

¿Qué os ha parecido la reforma realizada en esta casa de los años 90? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

La entrada Profunda remodelación de esta casa de los años 90 en Portland es original de Arquitectura Ideal.

Powered by WPeMatico

Este estudio de arte de los años 70 fue transformado en un pequeño y brillante hogar

Esta entrada se publicó en Arquitectura Ideal y te invitamos a seguirnos en Facebook o Twitter.

Hace unos días os hablábamos de la reforma llevada a cabo en la conocida como Casa Piraja, donde pudimos observar como con un poco de trabajo, se puede crear algo espectacular partiendo de un inmueble casi en ruinas. Hoy queremos seguir estos mismos pasos pero tomando como base un estudio de arte de los años 70. Os animamos a que sigáis leyendo y descubráis este sorprendente cambio.

Estudio de arte en París

La reforma que veremos a lo largo de esta publicación, fue encargada al estudio de arquitectura Atelier Wilda, que tuvo que convertir un viejo estudio de arte destartalado en una moderna vivienda. El edificio original, fue levantado en la década de los cincuenta del siglo pasado, con una superficie de 50 metros cuadrados. Al principio, su uso estuvo orientado para funcionar como garaje, pero en los años 70, el pintor Pierre Lemaire y su hijo Claude Lemaire, lo adquiriendo para transformarlo en un estudio de arte.

Este estudio, además de tener un espacio donde poder trabajar, también ofrecía una pequeña cocina, un lugar donde poder descansar y un pequeño baño.

En el año 2014, el estudio fue heredado por la hija de Claude, Christine. Desde ese momento, lo ha venido utilizado como un lugar donde poder reunirse con amigos y familiares. Sobre estas líneas podéis ver el estado del estudio en aquel año.

Transformación en una moderna vivienda

Ya en el año 2017, Christine quiso dar un cambio de aire a esa vieja construcción para convertirla en una casa de alquiler. Para ello, se dejó aconsejar por un amigo arquitecto de la familia.

El proceso de reforma de la propiedad, incluyó añadir ventanas para mejorar la luminosidad y que fuera más sencilla la ventilación. Se apostó por un interior brillante con una estética minimalista. En un extremo de la sala de estar de planta abierta, se ubicó un área simple sin ningún tipo de muebles, únicamente una unidad de almacenamiento incorporada que se funde con la pared.

La cocina está acoplada siguiendo las líneas de las ventanas, siguiendo su misma forma. Los cajones de madera clara y blanca son consistentes con la paleta de colores del interior.

Puerta hacia el dormitorio

Próxima a la cocina, nos encontramos una puerta que conduce al dormitorio. Una ventana vertical se encarga de proporcionar vistas a la cocina, mientras que debajo de las ventanas hay un espacio de almacenamiento que encaja perfectamente en la esquina.

El dormitorio también cuenta con su propio espacio de almacenamiento que siguen las mismas líneas sencillas que el resto de la casa.

Al lado de la habitación está el baño. El pequeño espacio tiene una ducha acristalada con baldosas oscuras y una pequeña pared divisoria que separa el tocador del inodoro.

De vuelta a la sala de estar, nos encontramos con un conjunto de escaleras estrechas con estanterías abiertas que conducen a un área elevada.

En esta zona elevada, nos encontramos una pequeña área de trabajo cerrada con tragaluces para mantener el espacio brillante. Cuenta con un escritorio abatible y un espacio suficientemente grande como para dormir dos personas.

¿Qué os ha parecido la reforma llevada a cabo en este estudio de arte de los año 70? ¿Qué cambiarías en ella? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

La entrada Este estudio de arte de los años 70 fue transformado en un pequeño y brillante hogar es original de Arquitectura Ideal.

Powered by WPeMatico

El antes y el después de la transformación de la Casa Piraja

Esta entrada se publicó en Arquitectura Ideal y te invitamos a seguirnos en Facebook o Twitter.

Resulta sorprendente lo que se puede llegar a hacer sobre una vieja construcción. Un lugar que parece estar abandonado, se puede convertir en el lugar perfecto donde hacer realidad nuestros sueños y poder disfrutar de esa casa con la que siempre hemos soñado. Un claro ejemplo de esto que estamos hablando, lo encontramos en la transformación que sufrió la Casa Piraja. Un cambio radical donde lo nuevo nada tiene que ver con el pasado.

Casa de tres generaciones

Por esta casa han pasado tres generaciones diferentes, lo que nos sirve para hacernos una idea de los años que puede tener. Está ubicada en un barrio de Sao Paulo, Brasil. La reforma fue encargada al estudio de arquitectura BRA que trabajaron junto con el propietario para cumplir los requisitos de este.

La casa original tenía espacios excesivamente compartimentados con poca luz y un techo muy bajo. Esto se alejaba mucho de las necesidades de la joven pareja que pretendía vivir en ella.

En las imágenes superiores, se puede observar algunas fotos tomadas durante la fase de construcción.

Tras la reforma, la casa cuenta con un patio exterior en la parte delantera con un pequeño jardín en uno de sus lados.

Tras entrar en la casa, nos encontraremos de lleno con la zona de la cocina y el comedor.

En la cocina nos encontramos una pared de ladrillo original que ha sido pintada para mantener el espacio brillante y acogedor. En la pared opuesta, se colocaron los muebles de la cocina, muebles de madera y color blanco con un estilo minimalista. La isla de la cocina se extiende a lo largo de toda la cocina.

Aprovechamiento máximo del espacio

Al lado de la cocina está la sala de estar. Los asientos están ubicados a lo largo de un lado del espacio, mientras que en la otra pared, hay una estantería con espacio para mostrar figuras de acción y albergar el televisor.

Fuera de la sala de estar hay un patio con árboles y plantas pequeñas, así como una cocina al aire libre. El lugar perfecto para organizar reuniones con amigos o familiares.

En el interior, y entre la sala de estar y la cocina, se ubica una escalera de hormigón y acero que conducen al segundo piso de la casa.

En esta planta nos encontramos dos dormitorios, uno de ellos con vistas a la calle. También un obturador de madera que se puede cerrar para proporcionar privacidad a esta zona de la casa.

Las escaleras continúan hasta el techo, donde un tragaluz da acceso a la terraza de la azotea.

La cubierta tiene una pequeña área de césped y jardín, así como espacio para relajarse.

¿Qué os ha parecido la transformación sufrida por la Casa Piraja? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

La entrada El antes y el después de la transformación de la Casa Piraja es original de Arquitectura Ideal.

Powered by WPeMatico

Un viejo edificio de los años 40 se reformó para convertirlo en un hogar luminoso

Esta entrada se publicó en Arquitectura Ideal y te invitamos a seguirnos en Facebook o Twitter.

En nuestro portal, han sido varias las veces que hemos hablado de proyectos de arquitectura llevados a cabo en China, un país donde cada año se construyen nuevos edificios, muchos de ellos realmente sorprendentes. Sin ir más lejos, tenemos la obra maestra Taohuayuan construcción que sigue la tradición del país, o el proyecto por el que se construirá la primera ciudad bosque del mundo. Hoy, sin embargo, nos queremos centrar en la reforma llevada a cabo en un viejo edificio de los años 40 para convertirlo en una casa moderna y muy luminosa.

Diseño moderno y funcional

Los encargados de llevar a cabo esta reforma, ha sido el estudio de arquitectura RIGI que tuvieron que hacer frente a los cambios solicitados por su cliente para convertir un viejo edificio del año 1947 en una moderna casa. El edificio cuenta con 3 plantas y tiene un ancho de 5,5 metros y una profundidad de 15 metros.

En la entrada principal, nos encontramos una pared blanca junto con una puerta de madera. Esto rompe con el hormigón utilizado en el resto de la estructura.

La puerta de entrada, da paso a un patio interior privado. Cuenta con una pared de grandes cristales sobre una estructura de marcos negros que se encarga de limitar el interior y el exterior. En el interior nos encontramos una pequeña sala de estar con espacio de almacenamiento. En el lado opuesto se ubicó una zona llena de plantas naturales.

Gran espacio abierto

Junto a la sala de estar, nos encontramos un gran espacio abierto que alberga el comedor y la cocina. Un gran sofá colocado junto a la pared aporta toda la comodidad que sus dueños necesitan. También cuenta con un sistema de iluminación oculta que se encarga de crear un ambiente más agradable.

Frente al sofá hay una pared de muebles modular que los diseñadores han llamado “tabla de vida”. Se puede decorar o ensamblar con accesorios de diferentes maneras, cambiando a medida que cambian las necesidades de la familia.

Los muebles utilizados en el comedor y la cocina son de madera y predominan las líneas sencillas que ayudan a dar brillantez al espacio. Un pequeño espacio fue utilizado para crear un pequeño tocador, mientras que el hueco de la escalera se aprovechó para crear una pequeña oficina.

Claraboya para más luminosidad

En el centro de la casa, nos encontramos una claraboya que permite la entrada de luz a la vivienda. También nos encontramos con una escalera que comunica los tres pisos. Esta escalera es de acero con agujeros para la entrada de la luz.

En el segundo piso de la casa, se encuentra ubicado el dormitorio infantil, con una cama empotrada, escritorio y espacio de almacenamiento. La iluminación oculta y los colores suaves crean un ambiente tranquilo para la habitación.

En este mismo piso, se instaló un dormitorio de invitados y un baño decorado con baldosas hexagonales.

En el dormitorio principal, los diseñadores mantuvieron la estructura inclinada del techo del edificio original. Las paredes están forradas de madera para proporcionar mayor calidez.

¿Qué os ha parecido la reforma llevada a cabo en este viejo edificio de los años 40? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

La entrada Un viejo edificio de los años 40 se reformó para convertirlo en un hogar luminoso es original de Arquitectura Ideal.

Powered by WPeMatico

Transformación de una discoteca abandonada en un restaurante de vanguardia

Esta entrada se publicó en Arquitectura Ideal y te invitamos a seguirnos en Facebook o Twitter.

Uno de los grandes proyectos llevados a cabo por Inés Benavides, ha sido SQD Meat Point. Se trata de un restaurante de vanguardia de 300 metros cuadrados situado frente a la Biblioteca Nacional de Madrid. Pertenece a la familia del futbolista Julien Escudé, y es un establecimiento que destaca por su gastronomía y decoración. Desde su estudio, Inés ha concebido, proyectado y ejecutado la obra completa. Todo un reto teniendo en cuenta las condiciones iniciales del local.

Transformación de arriba abajo

Este restaurante de vanguardia, cuenta con tres alturas, pero antes de la reforma, se trataba de una discoteca abandonada. En tiempo récord, Inés ha sido capaz de convertirlo en un restaurante de moda, cosmopolita, moderno y a la vanguardia de las tendencias.

El proyecto empezó con la transformación de la fachada. Se trataba de un cambio crucial para definir la imagen del restaurante y que fuera capaz de llamar la atención de las personas. Para conseguirlo, se apostó por el uso del blanco en combinación con el dorado, así como materiales de calidad. Esto supuso un antes y un después en una calle con mucho encanto.

Como era de esperar, convertir una vieja discoteca en un restaurante, conllevaría numerosos problemas técnicos, por ejemplo, crear una campana de extracción de humos para la cocina. Esto fue todo un reto ya que sus propietarios querían que la cocina estuviera abierta al público, de forma que estos pudieran ver la forma de trabajar en ella.

Otro de los retos fue la acústica. Al tratarse de un local tan grande y con mucha altura de techos, el ruido era un problema al que había que poner fin. Para ello, Inés decidió utilizar absorbentes acústicos de manera que la gente pudiera disfrutar de una agradable velada sin molestos ruidos.

En el proceso de remodelación, también se pensó en las personas que van en sillas de ruedas, colocando una rampa que anteriormente no existía.

Problemas en la reestructuración de espacios

Una vez dentro, se decidió cambiar la ubicación de la escalera para que esta no cortase la sala por la mitad. En su lugar fue donde se decidió colocar la cocina abierta, creando un espacio diáfano más en consonancia con el resultado que se quería obtener. Para darle mayor protagonismo a la cocina, se decidió colocarla en la entrada. De esta forma se puede ver trabajar a los cocineros tanto de la entrada como de la planta superior.

Como es bien sabido, la obtención de licencias para un restaurante es compleja. Este local, además, tenía varios elementos fuera de ordenación, razón por la cual se tuvo que derribar ciertos módulos de la planta alta y reorganizar los espacios. No entraremos en los detalles de todos los demás requisitos del Ayuntamiento, solo comentar que son muy exigentes. Eso sí, ¡superamos la prueba con éxito! Todo un orgullo.

Gran importancia de los detalles

A nivel de decoración, Inés buscó crear un espacio con mucho carácter, que tuviera alma. Para sus propietarios, era fundamental que el local tuviera una identidad propia y para conseguirlo era necesario que contase con detalles especiales. Por este motivo, no es casual el suelo de madera, las barandillas de hierro y cristal, las formas redondeadas de muros y mobiliario, las cortinas de seis metros de altura, la escultura de alambre, las plantas… formando un todo que tiene su por qué y es importante para crear esa identidad.

Debido a la cantidad de luz natural que penetra en el local, el restaurante cambia drásticamente si es de día o de noche. De día es alegre y vital, mientras que de noche las cortinas que se cierran y la iluminación, realizada a base de claros y oscuros, ofrecen un ambiente cálido e íntimo.

Restaurante de día, coctelería de noche

Para diferenciar la planta superior de la planta baja, se apostó por instalar una enorme barra de bar en esa primera planta. Esta barra se dividió en dos partes. Durante el día por un lado se puede comer y por el otro lado se ofrecen originales cócteles. Por la noche, la barra permite alargar la sobremesa entre amigos acompañados de una copa.

También se planteó la opción de crear un reservado con vistas a la Biblioteca Nacional. Para conseguirlo, se decidió cerrar una parte de la planta superior para tal cometido, creando un espacio muy luminoso e íntimo desde el cual se divisa la planta baja. Para aportar mayor privacidad, este espacio se puede cerrar con pesadas cortinas de terciopelo, aislándolo de las miradas del resto del restaurante.

Por último, y no menos importante, no hay que olvidarse de los baños. Al igual que el resto del restaurante, los baños son representativos del establecimiento, cuidando hasta los más mínimos detalles. Unos baños concebidos en la línea del restaurante, con colores cálidos y mezclas de texturas.

La entrada Transformación de una discoteca abandonada en un restaurante de vanguardia es original de Arquitectura Ideal.

Powered by WPeMatico